2/3/09

Ya termina de marcharse la gente...solo van quedando los sonidos del silencio del final de un día de verano...
Silenciosa, la orilla del lago acaricia la arena con suaves ondas.. los últimos rayos del sol son solo míos y mi piel los agradece sonrojándose. Los noto en mi nuca, esa que a la vez es acariciada por la brisa que se va levantando con el fin de echarme de este pequeño paraiso...
Esa brisa se pasea entre los árboles haciéndoles mecerse con el atardecer...
....tranquilidad...calma...soledad...

La temperatura justa, desierta esta orilla, desierta esta mente, solo queda cerrar los ojos y...respirar....

1 comentario:

Ahola dijo...

Tia¡¡¡!!!! Que todavia queda mucho para el verano y me lo vas a hacer desear todavia mas...